Crédito promotor, todo lo que debes saber

Muchos promotores inmobiliarios se enfrentan con el problema económico a la hora de desarrollar sus proyectos, dado que no reciben el apoyo financiero que necesitan de la banca tradicional.

Sin embargo, en los últimos tiempos el crédito promotor es un producto financiero alternativo que está ganando más popularidad, permitiendo a los promotores inmobiliarios contar con el capital necesario para sus proyectos.

¿Qué es el crédito promotor?

El crédito promotor es un producto financiero que permite a los promotores inmobiliarios contar con capital, así como a quienes obtengan propiedades terminadas en promociones dentro del sector inmobiliario, siempre que exista la subrogación del préstamo previo del promotor.

Mediante el préstamo, los promotores inmobiliarios pueden financiar el comienzo o la finalización de los proyectos, asegurando el cumplimiento en los plazos de construcción.

Por lo general se articula sobre un crédito con garantía hipotecaria y con un régimen de disposiciones sucesivas durante la fase de construcción, las cuales son aprobadas por la entidad financiera que concede el crédito promotor al cumplirse los requisitos previamente establecidos.

Además, se establece un período de carencia, de algunos años, donde se pagan intereses hasta la finalización de la construcción de los inmuebles.

¿Cuándo solicitar este crédito?

Hay varias ocasiones donde solicitar el crédito promotor es una excelente idea de financiación.

El primero es cuando se inicia un nuevo proyecto viable, para el cual no se dispone del capital inicial necesario. También cuando se quiere finalizar una obra iniciada, pero que está parada por falta de liquidez.

Otro motivo es cuando el banco niega cualquier otro tipo de financiación, siendo el crédito promotor la opción más viable. Además, cuando se requiera de liquidez de manera urgente y rápida para pagar un pago inesperado e importante.

Financiación bancaria y privada

La situación económica actual hace que las entidades bancarias tengan requisitos muy exigentes a la hora de otorgar un crédito promotor, lo cual dificulta el acceso a este tipo de financiación.

Por lo general, las entidades financieras tradicionales emiten el crédito promotor a solicitantes con un balance inmaculado, y que aporten entre un 30% a 40% de recursos propios.

Por tales condiciones, los promotores inmobiliarios tienen más complicaciones para conseguir una financiación del 100% para sus proyectos viables, limitando los movimientos de pequeñas y medianas empresas.

La financiación privada se convierte en la alternativa para muchos promotores inmobiliarios, al igual que los préstamos con garantía hipotecaria. Por medio de estas opciones de financiación, más proyectos residenciales tienen la posibilidad de continuar hasta su finalización.

Con la financiación privada es cierto que se obtiene un interés más elevado, sin embargo, el período de carencia es más extenso y se agiliza la entrega del crédito promotor. El pago es más flexible, facilitando el desbloqueo de las situaciones financieras estancadas.

¿Cómo solicitar el crédito promotor?

A la hora de solicitar el crédito, hay que seguir un procedimiento para obtener la financiación necesaria para los proyectos inmobiliarios, de construcción o de rehabilitación, por ejemplo.

Lo primero a presentar es un informe del proyecto a financiar, la licencia de obra, fotos actualizadas del estado del proyecto, el impuesto de sociedades de los últimos meses y l relación de pre-ventas, junto con la lista de reservas, a fecha de la solicitud.

También se debe cumplir con unos requisitos específicos, como ser el propietario de una promoción inmobiliaria a terminar, en cualquier condición de obra. Y realizar una tasación actualizada del proyecto inmobiliario.

Motivos para elegir esta financiación

Los intereses son altos, sin embargo, estos no dejan de ser muy competitivos, aunque esto variará dependiendo del estado del proyecto inmobiliario y de su naturaleza. Los plazos de devolución siempre son personalizados, esto permite a los promotores inmobiliarios contar con el tiempo que necesitan

El importe máximo de financiación es bastante alto en la mayoría de las entidades que ofrecen este crédito, por lo que se contará con el capital necesario para la correcta financiación del proyecto.

Las aportaciones de capital se realizan, en gran parte de los casos, con una entrega inicial previamente acordada, y lo demás a través de certificaciones de cobra, a medida que avanza el proyecto inmobiliario.

Se tiene la posibilidad de elegir entre cuotas mensuales, trimestrales y anuales, facilitando la devolución del crédito a los promotores inmobiliarios, de acuerdo a la disponibilidad de su bolsillo.

Hay entidades financieras que permiten una financiación múltiple, con la posibilidad de financiar diferentes proyectos inmobiliarios al mismo tiempo, en cualquiera de las fases evolutivas.

¿Qué caracteriza a la financiación privada?

Hay varios aspectos que caracterizan a la financiación privada para promotores, y que la diferencian de otros productos financieros.

Lo más relevante es el aporte de una garantía hipotecaria, como un solar o una propiedad diferente a la propia promoción. Otra manera de conseguir la financiación es a través de la coparticipación, una solución que dependerá de lo aceptado por las entidades financieras.

Se recomienda que para estos proyectos donde hay mucha información para analizar, se contacte con una financiera de capital privado, en lugar de la banca tradicional, de esta manera se cuenta con asesoría profesional que buscará la mejor solución para los promotores inmobiliarios.

Para los proyectos inmobiliarios donde se requiera de financiación, los promotores inmobiliarios cuentan con el crédito promotor, un producto financiero bastante popular que permite contar con el capital necesario para iniciar el proyecto, terminarlo, o pagar los imprevistos que pueda surgir durante su realización.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.